fbpx

Sé que te esfuerzas por ser la madre que te hubiese gustado tener a ti y por darle a tus hijos lo que tú no tuviste, y no hay nada malo en eso. El problema está en las expectativas tan elevadas que te impones. En no permitirte fallar, tener un mail día, sentirte mal, expresar el enfado y la rabia o reconocer que no puedes más. El problema está en que te sientes culpable cada vez que no llegas a ese ideal que tu misma te has marcado. Porque, al igual...

  Esta mañana me comentaba un amigo que, como cada navidad, está especialmente sensible estos días. A mí también me pasaba y sé que no soy la única que vive la navidad con cierta melancolía sino que es algo muy común. Y este año tan raro en el que no hemos podido hacer lo de siempre, ni reunirnos con nuestros seres queridos, invita aún más a la nostalgia. Sin embargo, este año yo no la he vivido así y eso me ha hecho reflexionar. Los vínculos son, sin duda, la parte más...

  Puede que aún no seas consciente de ello, pero tu falta de amor propio viene de tu infancia. Cuando venimos al mundo, nuestra madre (o en su ausencia, la principal figura de apego) compone todo nuestro universo porque desde que estamos en su vientre, es la primera y única realidad que conocemos. Al nacer, dependemos de ella y de sus cuidados para sobrevivir, lo que la convierte en el centro de nuestra existencia. Es nuestro lugar seguro y el amor que desarrollamos hacia ella es el más grande y puro....

X