fbpx
Conexión

Tu ritual de conexión como medicina contra la pandemia

 

Son muchos los cambios y la incertidumbre que estamos viviendo como consecuencia de la pandemia. Se trata de una crisis no sólo sanitaria y económica, sino también estructural que está haciendo que nos replanteemos, tanto a nivel social como individual, cómo queremos vivir, lo que importa de verdad y lo que hasta ahora creíamos que era importante pero que empezamos a intuir que no lo era tanto.  Se están moviendo todas las estructuras internas y, a la larga, eso hará que se muevan también las estructuras sociales. Intentar mantenernos estables en medio de tanta inestabilidad no es tarea fácil y precisamente por eso, y porque ahora lo necesitamos más que nunca, tenemos que poner la intención en ello y comprometernos con nosotras mismas.

No podemos cambiar las circunstancias y además hemos perdido gran parte de lo que nos ayudaba a sostenernos (vida social, ocio, viajes…) «obligándonos» a estar con nosotras. Es una gran oportunidad para mirarnos y empezar a relacionarnos con nosotras desde un lugar más amoroso y compasivo. Cultivar esa relación con nosotras mismas es lo que nos va a permitir vivir todo lo que está pasando con más serenidad.

Otra de las oportunidades que todo esto nos está ofreciendo, es la de bajar el ritmo. Ahora que nuestras agendas se han vaciado de compromisos sociales y de actividades, es un buen momento para revisar a qué dedicamos el tiempo. Ahora más que nunca, necesitamos buscar y procurarnos momentos conexión con nosotras que nos aporten calma y disfrute para contrarrestar los efectos de la situación que estamos viviendo. Y no es una cuestión de tiempo porque cuando te comprometes contigo misma y tomas la decisión de responsabilizarte de tu bienestar, encuentras el hueco para estar contigo y darte lo que necesitas.

Como cualquier cambio, establecer una rutina de conexión contigo misma, requiere dedicación y esfuerzo porque siempre va a ser más fácil y cómodo seguir como hasta ahora, pero el precio que pagamos por dar la espalda a nuestras pasiones y necesidades es demasiado alto: hastío, aburrimiento, desasosiego, estrés, frustración, enfado… Cuando no dejamos espacio para la reflexión y para estar con nosotras, nos vamos estresando, enfermando y apagando poco a poco.

Hace años leí «El Monje que vendió su Ferrari», un libro que trata sobre un prestigioso abogado con mucho éxito que debido al estrés y a un estilo de vida muy poco saludable, sufre un infarto. Verse a las puertas de la muerte le hace reflexionar y decide ir a la India para encontrarse consigo mismo. Allí convive con unos monjes budistas que le enseñan valores muy distintos a los que hasta entonces había conocido pero que le cambian la vida. Es un libro que no te deja indiferente. A mí me removió bastante y ahora que lo pienso, me hizo darme cuenta de muchas de las cosas  que esta crisis está poniendo en evidencia. El libro habla sobre los 10 rituales para tener una vida radiante y a mí me sirvió para incorporar rituales de conexión en mi rutina diaria. Te dejo la lista porque me parece una buena hoja de ruta para plantear cambios que repercutan en tu bienestar:

1. RITUAL DE LA SOLEDAD

Procurarse un momento al día de silencio y quietud para estar con uno mismo es imprescindible para apagar el ruido de fuera y poder escuchar tu propia voz.

2. RITUAL DE LA FISICALIDAD

Mantenerte activa físicamente y prestar atención a las señales de tu cuerpo.

3. RITUAL DE LA NUTRICIÓN

Cada vez hay más evidencia de que lo que comemos influye directamente no sólo en nuestra salud física, sino también emocional, hormonal y en nuestro sistema inmunológico.

4. RITUAL DEL SABER ABUNDANTE

El conocimiento nos abre la puerta a explorar nuevas posibilidades, cultivar la mente y no dejar de aprender es clave para el desarrollo personal.

5. RITUAL DE LA REFLEXIÓN PERSONAL

Una pausa al final del día para reflexionar y analizar lo que ha sucedido, registrar emociones y darles espacio, nos permite mantener la conexión con esa sabiduría interna que nos guía.

6. RITUAL DEL DESPERTAR ANTICIPADO

Mantener los ritmos circadianos y empezar el día lentamente y en silencio cambia radicalmente cómo te sientes a lo largo de toda la jornada.

7. RITUAL DE LA MÚSICA

La música es un masaje para el alma y un gran antídoto contra el estrés. Es además, un recurso al alcance de todos así que siempre que puedas, pon música en tu vida.

8. RITUAL DE LA PALABRA HABLADA

Comunicarnos con los demás es una necesidad universal, hablar sobre lo que nos pasa, nos libera del dolor y cura las heridas.  Poner palabras a las emociones ayuda a procesarlas e integrarlas.

El lenguaje determina nuestras creencias y por eso es especialmente importante prestar atención a nuestro discurso interno para poder transformarlo por otro más compasivo y amoroso.

9. RITUAL DEL CARACTER CONGRUENTE

Esa paz interior que todos anhelamos sólo es posible cuando somos coherentes con nuestros principios y hay congruencia entre nuestros actos y lo que pensamos y sentimos. El pensamiento provoca una acción que, si se repite, genera hábitos que, a su vez, modulan el carácter. Si nos conocemos bien y nos damos el permiso de actuar de acuerdo a nuestras creencias, estaremos generando hábitos que sintonizan con nuestras motivaciones y estaremos  siendo fieles a nuestra esencia que es lo que nos aporta serenidad y felicidad.

1O. RITUAL DE LA SIMPLICIDAD

Otro de los aprendizajes que la pandemia nos está invitando a hacer es descubrir que realmente no necesitamos tanto para vivir bien. No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita. Llevar una vida más consciente y sencilla nos permite dedicar tiempo a lo verdaderamente importante.

*********

Los rituales son hábitos que incorporamos en nuestra vida con la intención de acercarnos a cómo queremos vivir y además de procurarnos momentos de bienestar, van transformando poco a poco  nuestra forma de estar en el mundo. Espero que estos rituales te ayuden a replantearte cómo quieres vivir tú y sobre todo, a buscar la forma de conectar contigo. Cuidar y regar la relación que tienes contigo misma es el mejor sostén que puedes procurarte para hacer frente a los duros meses que se nos presentan por delante. 

Yo vivía completamente desconectada de mi misma y como ya sabes, he tenido que explorar mil formas de volver a mí. Esa tendencia a desconectarme de mi misma sigue estando ahí y por eso, hace años que incorporé en mi rutina diaria un ritual de conexión para no perderme. Es un ritual que incorpora 7 de los hábitos de esta lista y que practico por la mañana y por la noche. Es un gesto muy sencillo que no me lleva más de media hora pero que consigue que no me olvide de mí durante el día y que lo afronte con muchísima más presencia. Por la noche, hace que me vaya a dormir con una sensación de paz y que descanse mucho mejor. En definitiva, me ayuda a no perder la conexión conmigo misma.

He preparado una plantilla que enviaré con la próxima newsletter para que tú también puedas incorporarlo en tu día a día.

Etiquetas:
No hay comentarios

Escribe un comentario

X